Nos dirigimos a una oficina bancaria a realizar una operación monetaria. Llegamos desde una calle transitada, se abren las puertas automáticas y el característico sonido de los sellos de caucho pululan por doquier. Un característico sonido seguido del manoseo de unas monedas en el mostrador. Nos despedimos y volvemos a la calle. Una secuencia que se repite miles de veces en cualquier oficina bancaria de cualquier ciudad del mundo.
Este sonido fue capturado con un minidisk Sharp y unos micrófonos Soundman OKM classic. Procesado con una estación de trabajo SSL|Soundscape32.