Llegada la primavera es muy común en ciertos pueblos de levante celebrar sus fiestas rememorando la reconquista de sus tierras por parte de los cristianos de la época arrebatándoselas a los moros que las habitaron durante 8 siglos y que tanto nos ofrecieron. Uno de los actos de fiestas más esperados por parte de los celebrantes es el llamado “día del alardo” donde un sinfín de arcabuces crean un estruendo magnífico hipnotizando a locales y visitantes. Un ritual que se repite cada año y que se espera con gran ilusión.
Este ambiente se registró en pleno alardo de Alcoi de este año con un micrófono estéreo Audio-Technica BP4025 y un grabador Edirol R4PRO. Está procesado con Sonar X1 corriendo bajo una MOTU 896HD.
La fotografía es de Pere Espinosa